Definitivamente. Un implante bien realizado tiene una vida util infinitamente superior a la de un diente natural.