El implante dental consiste en un tratamiento mediante el cual se reemplazan de manera artificial, las raíces naturales de las piezas dentarias que se han perdido, para luego montar sobre estas nuevas raíces las prótesis que reemplazarán a dichas piezas perdidas.