Es el proceso por el cual el titanio se une con el hueso. Esta unión a nivel molecular es tan fuerte que sería imposible separarlos una vez unidos.