No. Los primeros días se puede sentir algún tipo de molestia que con el tiempo va disminuyendo conforme el paciente se acostumbra a la presencia del aparato fijo.